Razas autóctonas

    En la Provincia de Lugo se han desarrollado en los últimos años interesantes proyectos que tienen como meta la recuperación, promoción y comercialización de los productos cárnicos procedentes de razas autóctonas, una labor que no sería posible sin el esfuerzo de las asociaciones de criadores que tienen una marcada presencia en este territorio. Es el caso de ACRUGA (Asociación de Criadores de Ganado Vacuno Selecto de Raza Rubia Gallega); OVICA – Pastores de Galicia (Asociación de criadores de ganado ovino y caprino de Galicia), ASOPORCEL (Asociación de criadores de cerdo celta) o los criadores de la raza Gallina de Mos que han sumado esfuerzos en asociaciones como AVIMÓS.

    La Federación de Razas Autóctonas de Galicia, creada en el año 2001, tienen como cometido fundamental conservar y recuperar el patrimonio zoocinegético que representan las razas en peligro de extinción en la Comunidad Autónoma gallega.

    GALLINA DE MOS

    La gallina de Mos es una de las razas más antiguas de la Península Ibérica y antaño estaba presente en toda la geografía gallega. En el año 1936, estando la especie en peligro de extinción, se desarrolló un programa de selección de la raza, dándole el nombre de Mos, por ser en la parroquia de San Julián de Mos del municipio lucense de Castro de Rei el lugar donde se llevó a cabo esta experiencia pionera.

    Los rasgos distintivos de esta raza son su pequeño tamaño, cresta en guisante y tres filas de papilas y puntos, lo que la convierte en la única raza autóctona con estos rasgos.

    En lo referente a su carne, destaca por su bajo nivel de grasa y piel fina, casi transparente, lo que se debe a su crianza artesanal al aire libre, permitiéndole hacer ejercicio. La carne se distingue por su piel oscura y luminosa y su sabor intenso.

    galiña

                                                 Imagen: /www.mapama.gob.es

     

    CERDO CELTA

    La raza autóctona cerdo celta incluye aquellos ejemplares cuyas características morfológicas hacen referencia a su tamaño grande, espalda larga, dorso y lomo estrecho y largo, cabeza grande, fuerte y voluminosa, frente plana, hocico ancho, orejas grandes que cubren los ojos, cuello largo, estrecho y fuerte y tórax poco arqueado. Presenta una perfecta adaptación a las condiciones de hábitat de los bosques autóctonos gallegos y a la crianza régimen extensivo.

    En cuanto a su carne, su calidad se mide teniendo en cuenta parámetros de color, jugosidad y dureza, lo que permite afirmar que el músculo de este cerdo presenta unas características muy favorables tanto para su consumo en fresco como para la preparación de productos semielaborados, elaborados y curados.

    Como productos típicos procedentes del Cerdo Celta destacan: el lacón gallego, el chorizo gallego con sus variantes, la chanfaina gallega, el salchichón gallego, el botelo o butelo o la androlla.

    jamon