Geodestino Ribeira Sacra

El geodestino Ribeira Sacra Lucense comprende los municipios de Portomarín, Paradela, Chantada, O Saviñao, Taboada, Carballedo, Pantón, Sober, Bóveda, Monforte de Lemos, A Pobra do Brollón, Ribas de Sil y Quiroga. La Ribeira Sacra también se extiende por tierras de ocho municipios del norte de la provincia de Ourense.

Desde el punto de vista geográfico, este territorio abarca el entorno de los profundos y escarpados valles fluviales que el Sil y el Miño han horadado a su paso por estas tierras. Durante la Edad Media, numerosas comunidades religiosas eligieron este privilegiado entorno como lugar de retiro espiritual fundando monasterios a cuyo esplendor puso punto y final la desamortización. Como recuerdo de este brillante pasado quedan iglesias románicas donde el arte fue concebido como un lenguaje pedagógico para el hombre medieval.

A las comunidades religiosas se debe también el auge del cultivo de la vid, aunque su legendario origen está vinculado a la huella que la romanización dejó en estas tierras, una etapa durante la que también se desarrollaron otras actividades como la minería aurífera y el cultivo de olivos.

Ribeira Sacra es hoy un pujante destino donde las industrias del vino y del turismo han alcanzado un éxito que ha llevado a su reconocimiento internacional. Ríos, arte, viñedos, hombre y paisaje, una combinación perfecta en esta joya de la Galicia interior que aspira a ser Patrimonio de la Humanidad.

 

NATURALEZA

El medio natural de la Ribeira Sacra se encuentra indiscutiblemente vinculado a los paisajes agrarios y a los profundos valles que forman los ríos Miño, Sil y Cabe. Una topografía singular que posibilita la existencia de un microclima benigno con matices mediterráneos, lo que otorga al paisaje unas características idóneas para el cultivo del viñedo.

Además, el encajamiento fluvial fue el detonante de la construcción de embalses en las décadas de los años 50 y 60 para la producción hidroeléctrica. El resultado son aguas remansadas por las que surcan embarcaciones turísticas que recorren desde diferentes embarcaderos el corazón de la Ribeira Sacra (compra aquí los billetes anticipadamente).

Dentro de los espacios naturales protegidos, la Red Natura 2000 incluye en la Ribeira Sacra lucense tres Zonas de Especial Conservación: el Cañón del Sil en sus vertientes más escarpadas, el río Cabe, donde se encuentran algunos de los viñedos más espectaculares por su verticalidad, y el Monte Faro, situado en pleno centro de Galicia y que constituye un mirador natural sobre las cuatro provincias gallegas.

Viñedos no Sil
Canón do Sil
Cabo do Mundo- O Saviñao
Sierra del Faro

En la zona oriental de la Ribeira Sacra lucense, las montañas del Courel comienzan a asomarse en municipios como a Pobra do Brollón y Quiroga, donde se sitúa el Monumento Natural del Pliegue Sinclinal de Campodola- Leixazós, todo un referente para conocer la evolución geológica de la Galicia.

Para descubrir los paisajes de la Ribeira Sacra en todo su esplendor, además de las rutas en catamarán, se han acondicionado numerosos miradores que se asoman al abismo de los cañones del Miño, el Sil y el Cabe. Muy conocidos son los miradores del Duque, en Monforte de Lemos; Pena do Catelo, Soutochao,Chelos, Cadeiras, Santiorxo, Boqueiriño y Cividade, en Sober y O Cabo do Mundo, en O Saviñao, con increíbles vistas sobre el meandro más famoso del Miño a su paso por la Ribeira Sacra.

Mirador de Soutochao
Mirador da Pena do Castelo
Mirador de Cividade
Monumento Natural Pliegue Sinclinal de Campodola- Leixazós

 

PATRIMONIO CULTURAL

La Ribeira Sacra conserva relevantes ejemplos del patrimonio cultural que permiten hacer un recorrido por la línea del tiempo desde épocas prehistóricas hasta la actualidad: vestigios arqueológicos como el Dolmen de Abuime, los castros de Candaz, San Lourenzo de Cereixa, Castromayor y Fión o el túnel de Montefurado, nos hablan de una intensa ocupación humana del territorio desde épocas tempranas.

Castro Candaz
Castro de Arxeriz- Fión
Castromaior- Portomarín
Túnel de Montefurado- Quiroga

Durante la Edad Media se asentarán en la Ribeira Sacra numerosas comunidades religiosas que construirán sus monasterios en en entorno de los valles del Sil y del Miño. Testigos directos de esta época floreciente son las iglesias parroquiales que han llegado hasta nuestros días y que hacen de este territorio el de mayor concentración de románico rural de Europa. Destacados ejemplos de esta etapa son San Xoan de Portomarín, Santo Estevo de Ribas do Miño, San Paio de Diomondi, Santa María de Pesqueiras, Santa María de Nogueira, San Xoan da Cova, Santo Estevo de Chouzán, San Miguel de Eiré, San Vicente de Pombeiro, Santo Estevo de Atán, San Fiz de Cangas, San Xiao de Lobios o el convento del Salvador de Ferreira de Pantón.

Divino Salvador de Ferreira
San Paio de Diomondi
San Vicente de Pombeiro
Santo Estevo de Ribas de Miño

A la oferta monumental del geodestino se unen los centros históricos de Portomarín, Chantada y Monforte de Lemos, situados, respectivamente a orillas de los ríos Miño, Asma y Cabe. En Portomarín cabe destacar las iglesias románicas y pazos urbanos “rescatados” de las aguas del embalse de Belesar; en Chantada destacan edificios como la casa de la cultura y el convento de San Salvador y, en Monforte, el conjunto monumental de San Vicente do Pino o el Colegio de Nuestra Señora de la Antigua, conocido como “El Escorial Gallego”.

Conjunto Monumental de San Vicente do Pino
Colegio del Cardenal
Casona de Lemos - Chantada
San Juan de Portomarín

Ribeira Sacra es también lugar de peregrinación hacia Santiago de Compostela. Por aquí transcurren el Camino Francés y el Camino de Invierno, una ruta empleada desde la Edad Media por los peregrinos que deseaban evitar las nevadas cumbres de O Cebreiro en época invernal. Hoy esta ruta cuenta con reconocimiento oficial y une algunos de los elementos patrimoniales más destacados de la zona en las etapas que transcurren entre Albaredos (Quiroga) y el alto do Faro en Chantada.

Codos de Belesar - Camino de Invierno
Capilla de As Farrapas- Camino de Invierno
Torrenovaes - Camino de Invierno
Camino de Invierno

La oferta museística y de artesanía de la Ribeira Sacra pone el broche de oro a su herencia patrimonial con equipamientos culturales como el Ecomuseo de Arxeriz en O Saviñao; en Monforte, el centro del vino de la Ribeira Sacra, el Museo del ferrocarril, los pazos de Tor y Molinos de Antero, el museo Casa de Muñecas de Monforte, el museo de arte sacro de las Clarisas, el museo Torre del Homenaje y la pinacoteca de Nuestra Señora de la Antigua. Completan la oferta el museo geológico y el etnográfico de Quiroga y la Rectoral de Gundivós en Sober, donde se elabora artesanalmente una alfarería tradicional de característico color negro empleando el torno manual bajo.

Museo del Ferrocarril
Pazo de Tor
Museo Geológico
Alfarería de Gundivós

 

GASTRONOMÍA

La Ribeira Sacra es una zona de producción vinícola que posee una extensión de 2.500 hectáreas de viñedo amparadas por la Denominación de Origen. El territorio que abarca esta Denominación comprende más de 20 municipios que se sitúan en las ribeiras de los ríos Miño y Sil, en la parte sur de la Provincia de Lugo y en el norte de Orense. Esta zona se caracteriza por los conocidos “socalcos”, viñedos en bancales de gran pendiente que se sitúan en las laderas de las montañas y en abruptos cañones junto con bosques autóctonos y especies mediterráneas.

En estos empinados valles, hombre y medio natural se dan la mano para crear un paisaje cultural que es inseparable de la idiosincrasia de los vinos que aquí se producen y que son fruto del esfuerzo y dedicación de los bodegueros. Un auténtico vino de héroes con una inconfundible personalidad otorgada por el medio natural, el microclima y las dificultades del terreno.

Viñedos
Viñedos
Viñedos
Viñedos

El vino protagoniza una parte esencial de la oferta turística del destino. La ruta del vino de la Ribeira Sacra aglutina bajo una misma temática bodegas visitables, alojamientos, restaurantes y museos cuya oferta gira en torno a un producto que hoy se exporta a países como Estados Unidos, Noruega, Reino Unido, Francia, Suecia, Australia, Alemania o Japón.

Además del vino, el aguardiente y la tarta de Portomarín, la rosca de Sober,  la carne, la miel, el aceite de Quiroga, las cerezas o las castañas completan el atractivo de la oferta gastronómica de calidad de la Ribeira Sacra.

Vino de la D.O. Ribeira Sacra
Aceite d Quiroga
Rosca de Sober
Aguardiente de Portomarín

 

FIESTAS DE INTERÉS

El calendario festivo de la Ribeira Sacra está íntimamente vinculado a sus productos gastronómicos. El vino marca las citas imprescindibles de la agenda de ocio del destino en los primeros meses del año con las ferias de Chantada, Sober, Quiroga, Pantón, Vilachá y Ribas do Sil.

Otras celebraciones destacadas son la muestra del aceite de Quiroga y la fiesta del caldo de huesos de Taboada, declaradas de Interés Turístico Gallego; la fiesta del Aguardiente de Portomarín, la fiesta de la carne ao caldeiro en Carballedo, la feria de la miel de Quiroga, la fiesta de la rosca de Sober o la feria del vino y la cereza en Belesar.

Singulares son también las fiestas vinculadas a tradiciones ancestrales como el popular Entroido Ribeirao y el de Salcedo, con sus característicos personajes, así como fiestas de carácter agrícola y pagano como son el folión de carros de Chantada o la fiesta de las fachas de Castelo en Taboada, ambas declaradas de Interés Turístico Gallego.

 

Pulsa AQUÍ para acceder a la web del Consorcio de Turismo de la Ribeira Sacra.

Pulsa en los siguientes enlaces para acceder a las webs de Turismo municipales:

Portomarín  Paradela  Chantada  O Saviñao  Taboada  Carballedo  Pantón  Sober  Bóveda  Monforte de Lemos  A Pobra do Brollón  Ribas de Sil   Quiroga