Ribeira Sacra, la espiritualidad en estado puro

El territorio conformado por el sur de la provincia de Lugo y el norte de la provincia de Ourense aglutina en las escarpadas laderas de los ríos Miño y Sil la mayor concentración de románico rural de Europa. Estos templos recrean a través de su arquitectura un lenguaje pleno de simbolismo configurándose como auténticos libros labrados en la piedra que, con una intención didáctica o moralizante, hablaban al Hombre medieval.

Los templos de la Ribeira Sacra fueron en su mayoría construidos entre finales del siglo XII y comienzos del XIII y en ellos se plasman importantes influencias de la catedral ourensana e incluso de los talleres que siguieron la estela del Maestro Mateo, autor del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela.

La mayoría de los ejemplos más representativos de los setenta y dos templos que en origen fueron románicos en este territorio mantienen su estética original o bien han ido incorporando elementos de épocas posteriores.

Entre los más destacados edificios debe mencionarse el convento del Divino Salvador de Ferreira de Pantón, hoy ocupado por religiosas bernardas y que inició su andadura como monasterio dúplice en el siglo X. De su conjunto destaca la riqueza escultórica de los canecillos se su ábside en contraste con la sobriedad de la nave de la iglesia.

Otros ejemplos sobresalientes del románico son las iglesias de Santo Estevo de Atán, San Miguel de Eiré, San Vicente de Pombeiro y San Fiz de Cangas, todas ellas en Pantón; Santo Estevo de Chouzán y San Xoan da Cova en Carballedo, trasladadas desde su emplazamiento original por la construcción del embalse de Os Peares en la década de los 50; Santo Estevo de Ribas de Miño, San Paio de Diomondi, Santa María de Seteventos, San Vitorio de Ribas de Miño y San Martiño da Cova, auténticas joyas del románico de O Saviñao; Santa María de Pesqueiras, San Salvador de Asma, Santiago de Requeixo, San Miguel do Monte o Santa María de Nogueira en Chantada, esta última considerada la “capilla Sixtina” de la Ribeira Sacra, por la riqueza de sus pinturas.

En Sober, destacan las iglesias de Lobios, Proendos y Pinol-, en Taboada, San Pedro de Bembibre y Taboada dos Freires; en Paradela, San Facundo de Ribas de Miño y en Portomarín, San Pedro y San Juan o SanNicolás, ésta última prototipo de iglesia- fortaleza que constituye uno de los símbolos del Camino Francés de Santiago y que fue trasladada hasta su emplazamiento actual piedra a piedra debido a la construcción del embalse de Belesar, que sumergió el viejo Portomarín.

También de origen medieval, concretamente del siglo X, es San Vicente do Pino, en Monforte de Lemos. No obstante, nada queda del edificio original, ya que la construcción del que hoy en día conocemos se inicia en el siglo XVI y en él destacan elementos que se enmarcan en el Gótico (interior de la iglesia), el Renacimiento (portada de la iglesia) y Neoclasicismo (fachada y claustro del monasterio). Hoy acoge un Parador Nacional de Turismo.

Más información:

Rutas del Románico- Consorcio de Turismo de la Ribeira Sacra: https://turismo.ribeirasacra.org/

 

Románico de Pantón

Divino Salvador de Ferreira
Santo Estevo de Atán
San Miguel de Eiré
San Vicente de Pombeiro

 

Románico do Saviñao

Santo Estevo de Ribas de Miño
San Paio de Diomondi
Santa María de Seteventos
San Vitorio de Ribas de Miño

 

Románico de Chantada

Santa María de Pesqueiras
Santiago de Requeixo
San Miguel do Monte
Santa María de Nogueira

 

Románico de Paradela, Portomarín y Carballedo

San Facundo de Ribas de Miño. Paradela
San Xoan de Portomarín
San Xoan da Cova. Carballedo
Santo Estevo de Chouzán. Carballedo

 

Románico de Sober y Taboada

San Xiao de Lobios
Santa María de Proendos
Taboada dos Freires
San Pedro de Bembibre