Mondoñedo

 

La historia de Mondoñedo se encuentra inexcusablemente vinculada al poder eclesiástico. Sede episcopal desde el año 1112 y Capital de Provincia del Antiguo Reino de Galicia hasta 1833, la Catedral-Basílica de la Asunción constituye el punto neurálgico de la ciudad que ha marcado su desarrollo urbanístico y es el origen del trazado que ha dado forma a sus calles desde la Edad Media.

Y es que recorrer Mondoñedo supone adentrarse en el escenario de una novela de época donde las pequeñas plazas, las callejuelas, las iglesias, las capillas, los conventos y los pazos urbanos se combinan para crear un ambiente donde el silencio inunda de paz cada rincón.

La visita a la ciudad debe iniciarse en la propia Catedral y su museo diocesano, sintonía de estilos artísticos que plasman lo mejor de cada época: Gótico, Renacimiento y Barroco son testigos del esplendor de antaño que ha quedado recogido en la arquitectura de la que por sus dimensiones es conocida como “la catedral arrodillada”. Desde la Catedral, el recorrido continúa por la fuente vieja (s. XVI),la casa vital de Álvaro Cunqueiro (hoy reconvertida en museo y restaurante); el Seminario de Santa Catalina (s. XVIII), la iglesia nueva o de Santiago, la alameda de los Remedios con el santuario barroco homónimo y el hospital de San Pablo y el cementerio viejo, único por conservar la división en clases sociales. Aquí se pueden visitar magníficos panteones y también la tumba de alguno de los ilustres hijos de Mondoñedo, como Cunqueiro, Pascual Veiga o Leiras Pulpeiro, que junto con otros, contribuyeron al esplendor cultural que vivió esta ciudad en los siglos XIX y XX.

Mondoñedo es también territorio jacobeo. Por aquí transcurre el Camino Norte de Santiago, declarado Patrimonio de la Humanidad junto con la Catedral- Basílica en el año 2015. Actualmente, el Convento de Alcántara acoge su centro de interpretación, que permite conocer de cerca la historia y los principales hitos que jalonan su trazado.

Y muy cerca del casco antiguo se encuentra el barrio de Os Muíños, cuyo urbanismo presenta un gran interés etnográfico y donde se han instalado diferentes talleres artesanos que han contribuido a dar vida a este lugar. Aquí se encuentra también el puente medieval de O Pasatempo, vinculado a la leyenda de la ejecución del Mariscal Pedro Pardo de Cela en la plaza de la Catedral en el año 1483.

La gastronomía es parte inseparable de la cultura local. La conocida tarta de almendra y cabello de ángel de Mondoñedo es una delicia que se puede degustar y adquirir en las confiterías locales y que se ha convertido en el souvenir por excelencia de esta ciudad.

Y desde el año 2018, Mondoñedo forma parte de la asociación de pueblos más bonitos de España, distinción que reconoce el trabajo realizado a favor del cuidado y la difusión de su patrimonio, que lo ha convertido en una de las joyas de la Galicia interior.

Para recorrer el casco histórico se recomienda solicitar las audioguías ficcionadas que están a disposición en la oficina de turismo municipal. Con ellas se podrá descubrir Mondoñedo desde la original perspectiva de la vida y obra de Álvaro Cunqueiro.

 

Catedral
Cementerio viejo
Santuario de Los Remedios
Centro de Interpretación del Camino
Puente del Pasatiempo
Panorámica de Mondoñedo
Tarta de Mondoñedo
Artesano en Os Muíños

Y además…

*Las ferias de As San Lucas, celebradas en octubre, tienen la singularidad de ser unas de las más antiguas de España. Durante las mismas se celebra una tradicional feria de ganado caballar que los días previos baja del monte, atravesando la plaza de la catedral en un espectáculo único. Otras citas fundamentales son la Semana Santa y el mercado medieval de agosto, declarados de Interés Turístico Gallego junto con As San Lucas. Celebraciones singulares son también As Quendas, en el mes de mayo; la rapa das bestas, a finales de junio, o los Remedios, en septiembre.

*En el entorno natural de Mondoñedo se conservan lugares de interés como A Fraga Vella, el área recreativa del Río Tronceda, la cascada de O Salto do Coro y la cueva del Rey Cintolo, que es la más grande de Galicia y se puede visitar con un espeleólogo profesional previa reserva en la oficina municipal de turismo.